El desarrollo del cerebro a lo largo del ciclo vital

El cerebro humano es sin duda uno de los campos que se ha venido estudiando con mayor realce en los últimos tiempos, pues conocerlo permite establecer las funciones que están implicadas en cada una de sus partes, identificar causas de ciertas enfermedades o ver cómo el desarrollo de este influye en las dimensiones del ser humano.

 

Los estudios científicos realizados señalan que el cerebro no finaliza su desarrollo en la etapa prenatal, sino que es un proceso que continúa hasta la edad adulta, características como la plasticidad cerebral y otras modificaciones son las que lo acompañan inclusive en la vejez. "La plasticidad cerebral es un rasgo del cerebro humano que permite establecer nuevas conexiones neuronales y, de esa manera, si es necesario, que determinadas áreas cerebrales se encarguen de nuevas funciones". (Psicología del desarrollo I. Juan Antonio García Madruga, 2010).

 

Si bien es cierto, la primera infancia presenta una importancia vital pues todos los factores pueden influir en el desarrollo del ser humano, la adolescencia y vejez no son etapas menos importantes. Los aprendizajes nunca dejan de construirse, por tanto, hay áreas del cerebro que continúan modificándose hasta el final de nuestros días.

 

Durante la adolescencia, etapa en la que me centraré por ser parte de mi área de trabajo y por la cual la considero muy relevante para mi práctica como docente, presenta cambios característicos, tales como conductas que suelen generar preocupación y críticas no muy buenas por parte de los adultos, generalmente.

 

Los estudios han revelado que desde el inicio de la pubertad hasta el comienzo de la vida adulta, el cerebro adolescente pasa por toda una transformación de su estructura básica, especialmente en zonas que tienen una directa relación con el comportamiento y el aprendizaje, todo esto, aparte de los factores sociales o ambientales, influyen en la conducta que los adolescentes puedan presentar.

 

Por ejemplo, gracias al crecimiento del cuerpo calloso, la información pasa más rápido y es por esto que los adolescentes presentan una mayor capacidad de aprender temas cada vez más complejos. En el caso de mi área, como son la enseñanza - aprendizaje de las Ciencias Naturales, aspectos más concretos de la Biología son realizados en los primeros años, mientras que temas referentes a Física, curso con el cual presentan mayor dificultad la mayor parte de escolares, son revisadas el último año de secundaria.

 

Así mismo, durante la adolescencia, el volumen del cerebro y la mielinización continúan, en el caso de la segunda, de manera gradual, hasta llegar a la zona frontal. La maduración en esta zona es la responsable del juicio crítico, control e inhibición de conductas, por lo que poco a poco se observa impulsividad en los adolescentes.

 

La sustancia gris y la sustancia blanca también experimentan extensos cambios estructurales hasta pasada la pubertad (Giedd et al., 1999; Giedd, 2004). "Los estudios de Giedd muestran que hay una segunda ola de proliferación y poda (neuronal), que tiene lugar más tarde en la infancia, y que la parte final crítica de esta segunda ola, que afecta algunas de nuestras facultades mentales más elevadas, ocurre al final de la adolescencia. Este crecimiento y disminución neuronal altera el número de sinapsis entre las neuronas". (Walls et al., 2004; Giedd et al., 1999; Giedd, 2004).

 

La adolescencia es una etapa de cambios mentales profundos que afectan no solamente a la parte cognitiva, sino también la emocional y social, esto debido a la mayor producción de hormonas en el cerebro. Es importante identificar estos cambios que se dan en los estudiantes adolescentes para poder comprenderlos, acompañarlos, guiarlos y evitar discusiones en vano. Estas hormonas influyen sobre la serotonina y otros neuroquímicos, los cuales regulan el temperamento e impulsan a los adolescentes a la búsqueda de una excitación propia de su comportamiento, manifestando diversas actitudes y realizando actividades que conllevan a algún tipo de riesgo o reto, por ejemplo.

 

Por estas razones mencionadas y otras, es necesario que tanto padres y docentes trabajemos en equipo para lograr un desarrollo integral en los adolescentes. Como padres en la parte de escucha activa y comprensiva en casa, con una orientación emocional considerando los aspectos mencionados, y como docentes realizando cambios y adaptaciones en la forma en la que enseñamos y actuamos para poder potenciar tanto sus habilidades como capacidades y lograr encaminar a los estudiantes adolescentes hacia un equilibrio personal, ayudándolos a modelar su propia libertad y autonomía responsable.

 

Por: Ghysel Rayme

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Roosell (sábado, 20 diciembre 2014 10:00)

    Muy buen articulo,

    Saludos

Mis proyectos

La indagación me ha llevado a conocer diversas áreas que son necesarias para aprender y enseñar Ciencia. Me proyecto a movilizar a que más docentes disfruten de la Ciencia y transmitan el verdadero significado de esta a sus estudiantes. Nutrir esta página es uno de mis proyectos así como una revista digital que pronto estaré compartiendo.